LA BODEGA DEL MES: TERRA D’ART


LA BODEGA DEL MES: TERRA D’ART

Proyecto:

Nuestra bodega seleccionada para este mes de junio es Terra D’Art Viñedos y Bodegas. Una bodega situada en el Valle de Ahillas, entre las poblaciones de Chelva y La Yesa, dedicada a la elaboración de vinos artesanales.

El microclima del Valle de Ahillas es un punto a favor, debido a que los vientos de componente mediterráneo no llegan a este valle, por la pre-cordillera que lo forma. La diferencia térmica entre el día y la noche supone un punto positivo en la estructura celular del hollejo, lo que aporta vinos diferenciados.

Sus Viñas viejas, cultivadas entre 850 y 1.200 m. de altitud, permiten la realización de vinos diferentes y únicos, lo que les aporta una seña de identidad propia. Las variedades que tratan son únicamente de la península ibérica y adaptan a esta zona variedades remotas de que están recuperando.

Las parcelas están asentadas sobre una roca arenisca (Sandstone), las primeras capas de suelo destacan por sus horizontes de gravas y arenas, lo que crea un estrés en la planta y hace que las raíces tengan que extenderse varios metros.

 

Origen:

El Valle de Ahillas, asentado sobre una roca arenisca, proporciona a los vinos un carácter muy particular y sobretodo, auténtico.

 

 

Variedades y línea de productos:

Ahillas Tinto: un vino con espíritu bórdeles, elaborado con un coupage que sorprende, de las variedades: Bobal, Tempranillo, Mencía, Marselans, Graciano y Garnacha.  Las parcelas de este vino oscilan entre los 840 y los 1.200 metros de altitud, con lo que trabajamos una viticultura de altura.

Flor de Ahillas Blanco: únicamente de la variedad Merseguera y de viñas viejas de 60 años se elabora Flor de Ahillas Blanco. Las parcelas con las que se elabora este fantástico vino, han estado abandonadas durante 3 años. La familia Martínez Palmero, apostando por ellas, invirtió otros 3 años más en recuperarlas y llevarlas a su producción actual. Estas viñas proporcionan racimos pequeños y sueltos, que junto con unas producciones por cepa inferiores a 2 kg. nos permite elaborar artesanalmente este magnífico vino blanco.

Flor de Ahillas Rosado: surge de la combinación inusual de las variedades Bobal, Monastrell y Garnacha, vendimiadas cada una en su punto óptimo de maduración. El cuidado en la viña, para hacer un gran rosado, es imprescindible, dado que es más importante la complejidad aromática y la acidez que en otros vinos. Las parcelas más frías del valle ayudan a ensamblar este vino.

Finca “El Maldito”: tan solo cuando “el terroir” y la añada lo permite, y realizando una gran selección de algunas parcelas puntuales, surge el vino “Finca El Maldito“.
Un vino del que en la actualidad sólo existe una añada, 2012, y que saldrá al mercado con 230 botellas cuando la familia Martínez Palmero decida cuál es el momento óptimo para el consumo. Este vino es un sencillo homenaje al hombre que cuidó y cultivó las parcelas donde hoy se encuentran la bodega y sus campos. Un hombre duro, como Rafael “El Maldito”, que vivió durante 104 años en Ahillas.

La Madura Blanco: la máxima expresión conseguida a partir de una Merseguera de viñas viejas. Las cepas han sido cuidadosamente seleccionadas, de zonas donde la altitud ronda los 1.000m. Con una producción de tan solo 0,5 kg. Por cepas en terreno arenoso, donde el horizonte superficial ronda los 20 cm. de profundidad.
La mineralidad de estas rocas areniscas le confiere al vino propiedades altamente minerales, que junto con crianza en barricas de maderas nobles especiales, ensamblan un conjunto único, diferenciado y característico.

 

Producto seleccionado en Tavella/maridaje:

En cuanto al maridaje, escogemos la Clóchina valenciana a la brasa con Flor de Ahillas blanco. Este vino en boca cuenta con untuosidad y frescura. Tiene persistencia en boca y profundidad lo que crea una gran armonía con la Clóchina valenciana a la brasa.

 

 

+ There are no comments

Add yours